Novedades

Impresoras 3D o “Additive Manufacturing”

Daniel-Molina-hor.jpg

Las impresoras 3D abren un nuevo mundo en lo que se refiere a la manufactura, porque prometen: hacer cualquier cosa, en cualquier lugar y en cualquier momento.

¿Pero qué significa realmente la tecnología de impresión 3D? Implica que, en poco tiempo, contando con el diseño adecuado y una impresora 3D, seremos capaces de fabricar una gran variedad de ítems, desde herramientas hasta prótesis para reemplazar órganos humanos, pasando por la posibilidad de fabricar alimentos.

Si bien todavía no es posible fabricar todo lo que se nos ocurre, en relativamente poco tiempo, seremos capaces de tener una “máquina que pueda hacer cualquier cosa”. De hecho, el Mars Rover que la NASA envió a la superficie marciana, tiene partes impresas en 3D que no podrían haber sido construidas de otro modo.

Cómo funcionan

La tecnología de impresión 3D sirve de puente ente el mundo análogo y el mundo digital. El lento y rígido mundo real es análogo; el mundo de las computadoras, donde todo es posible y rápido es digital. Con el software adecuado y una impresora 3D, dispondremos de la espontaneidad de lo digital en la vida diaria.

El nombre formal de la impresión 3D es Additive manufacturing, dado que las impresoras 3D construyen los objetos mediante la aplicación de finas capas de material de manera sucesiva. Este modo de fabricación permite que las formas que se fabrican sean extremadamente costosas de fabricar o directamente imposibles de hacer con los modos de producción tradicionales.

En la actualidad, las impresoras 3D usan -para fabricar los objetos- un número limitado de materiales los cuales son bastante caros, pero la promesa es que en un futuro cercano seamos capaces de “imprimir” con materiales más accesibles para objetos más cotidianos.

¿Qué se necesita para imprimir en 3D? La impresora, el material con el cual se va a imprimir y el archivo con el diseño del objeto a imprimir. Este diseño debe haber sido realizado con algún software CAD, los cuales trabajan en tres dimensiones usando un sistema de coordenadas “x, y, z” para describir la forma exacta del objeto.

A partir de este diseño, la impresora comienza a “imprimir” mediante un fino spray, y en sucesivas capas, el objeto que se encuentra descripto en el archivo. El material base con el cual se realiza la ”impresión”, debe ser blando, un gel o un plástico, para poder ser rociado y con posterioridad se debe solidificar. La impresora, siguiendo el diseño que se encuentra en el archivo, mueva la cabeza en forma vertical y horizontal a medida que va rociando con un fino spray el material, hasta que el objeto este completado.

 Futuro cercano

La tecnología de impresión 3D promete grandes cambios en el futuro cercano, pero de ningún modo va a reemplazar completamente la producción tradicional. Cuando se necesite poca cantidad de un bien, será perfectamente posible “imprimirlo” pero las necesidades sean grandes siempre será conveniente la manufactura tradicional. Los cambios que supondría a nivel económico son imprevisibles, modificando las cadenas de abastecimiento tradicionales, eliminando y creando nuevos puestos de trabajo, cambiando la manera de comercializar bienes.

La verdadera potencialidad de esta apasionante tecnología se logrará cuando las personas cambien su modo de pensar y no usen las impresoras 3D para “imprimir” objetos conocidos, sino que usen el software de diseño para crear nuevos objetos y que satisfagan sus propias necesidades. Inclusive llegará el momento en que podamos comprar o “bajar” apps, similares a los de los celulares actuales, y con las cuales podamos imprimir objetos que sea de nuestro interés.

Mgter. Daniel Molina, Docente de las carreras de Gestión, Universidad Blas Pascal

EconomixImpresoras 3D o “Additive Manufacturing”
Compartí esta nota

Join the conversation