Novedades

¿Hasta dónde pueden aumentar las tarifas?

Columna-01-10.jpg

Los recientes incrementos en las tarifas de energía a nivel nacional tuvieron un impacto limitado en Córdoba, pero aún quedan ajustes pendientes.

La política energética llevada a cabo entre 2002 y 2015 condujo a que el país perdiera el autoabastecimiento de energía, se deteriora la prestación de los servicios y el déficit fiscal alcanzara niveles incompatibles con la estabilidad macroeconómica. La principal causa de estos resultados fue el atraso tarifario, que puede medirse como la diferencia entre el verdadero costo de prestar el servicio y lo que el usuario final paga.

Ante esta situación, el actual Gobierno nacional decidió readecuar las tarifas, lo cual tuvo impactos bien diferenciados, sobre todo entre diferentes regiones del país. Esto es consecuencia de que la medida es, en realidad, una reducción de subsidios por parte del Estado, teniendo mayor efecto en los servicios con más alta incidencia de aportes estatales.

En el caso de la electricidad, el mayor impacto de los aumentos de tarifas fue percibido por los usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, donde el Gobierno nacional financiaba gran parte de la operación de las empresas EDENOR y EDESUR, encargadas de la distribución eléctrica en esas áreas.

En Córdoba, este tipo de subsidio no estaba presente, ya que la provincia aplicó en los últimos años ajustes en las tarifas, y era uno de los principales motivos por los cuales un usuario residencial de Córdoba pagaba en promedio ocho veces más que uno de Buenos Aires. No obstante, la nueva política energética nacional tuvo incidencia en la Provincia a través del costo de la energía que la Empresa Provincial de Energía de Córdoba compra en el mercado eléctrico mayorista, que pasó de un promedio de 96 pesos/MWh a 345 pesos/MWh. Este incremento se sumó al aumento de las tarifas de la propia EPEC.

Este costo de compra de energía por parte de la EPEC, como del resto de las distribuidoras de energía del país, está muy por debajo del costo pleno de generación eléctrica, que asciende aproximadamente a 780 pesos/MWh. Es decir, que si el Gobierno nacional decidiera trasladar la totalidad de este costo a los usuarios, la tarifa final aumentaría alrededor de un 60% adicional a todos los incrementos ya registrados.

José María Rodríguez¿Hasta dónde pueden aumentar las tarifas?
Compartí esta nota

Join the conversation