Novedades

Desarrollar políticas que favorezcan la paternidad familiar

Patricia-D-IAE.jpg

Por Patricia Debeljuh, Directora Centro Walmart Conciliación Familia y Empresa, IAE Business School, Universidad Austral

El debate público que ha dominado estas últimas semanas ha puesto de manifiesto, entre otras cosas, la poca relevancia que se le da al padre en la decisión de una nueva vida por nacer. Esto no hace más que revelar una crisis en la forma de entender la paternidad y de acompañar la maternidad. Sin embargo, numerosos estudios muestran que el padre es tan importante como la madre en la vida de sus hijos. Así, el hecho de que el padre se involucre en casa tiene un impacto positivo en los niños, favorece su desarrollo cognitivo, emocional y social, reduciendo problemas conductuales y mejorando sus resultados académicos. Los hijos de padres más presentes se sienten más seguros, manejan mejor situaciones estresantes, son más curiosos y toman más iniciativas, se relacionan de una forma más madura con otras personas, y en definitiva tienen mejor autoestima.

Esta mayor participación de los padres implica no solo dedicar más tiempo o realizar nuevas tareas sino asumir un nuevo rol dentro de la familia y sienta las bases de la co-responsabilidad. En efecto, estamos pasando del tradicional rol del varón como proveedor y sostén económico del hogar a un mayor involucramiento en las tareas hogareñas y en el cuidado de los hijos. Como se ha dicho, esto traerá beneficios a los niños pero también a los padres ya que les llevará a desarrollar otras cualidades como la sensibilidad, el sentido de la responsabilidad y madurez, la capacidad de escucha o la paciencia, que son también competencias básicas en cualquier trabajo fuera de casa.

Descubrir la riqueza que encierra la paternidad lleva a dar un paso más de la mano de un cambio de mentalidad con respecto al rol de los hombres como padres. Ellos cada vez más piden trabajos compatibles con sus responsabilidades familiares, se plantean la oportunidad de aceptar un viaje o un traslado en función de las edades y necesidades de sus hijos y no quieren perderse la ecografía del bebé que está en camino.

Esto ha llevado a que las empresas extiendan sus prácticas para apoyar la paternidad, ya sea con más días de licencia ante la llegada de un hijo, otorgando también el beneficio de la guardería para ellos o contemplando horarios flexibles, jornada reducida o licencias especiales para poder ocuparse del cuidado de los hijos.

En este sentido, es auspicioso también el proyecto de Ley de equidad de género en el ámbito laboral que presentó el Presidente el 8 de marzo y que fue enviado al Congreso para su sanción. Entre otros puntos se propone extender la licencia por paternidad para todos los trabajadores a 15 días. Actualmente la Argentina se encuentra entre los países de la región que menos tiempo de licencia da a los padres: solo dos días, lo que hace que muchos de ellos se toman días de vacaciones para estar en casa luego del nacimiento de un hijo. Ojalá que los legisladores acompañen esta iniciativa que permitiría a todos los trabajadores, independientemente de la empresa, de la industria o del convenio colectivo que los ampara, disfrutar de este beneficio y posicionaría a la Argentina como el país de la Región que más días de licencia por paternidad otorga.

Con estas medidas, tanto las empresas o el ámbito público, reconocen el valor de la paternidad y, por sobre todo, se garantiza el derecho de todos los niños y niñas de estar acompañados por su padre en distintas momentos de su vida. Apoyar estas iniciativas es la mejor inversión que se puede hacer como sociedad.

EconomixDesarrollar políticas que favorezcan la paternidad familiar
Compartí esta nota

Join the conversation